Las trampas en el discurso de Rajoy

Mariano Rajoy: “En el pasado mes de diciembre, la cifra de desempleados en España descendió en 169.000 personas con respecto a la de diciembre de 2012. Es la primera caída del paro en España desde el año 2007”.

Es una media verdad. El paro registrado baja, pero no porque “hayamos atravesado con éxito el cabo de Hornos”, como presume Mariano Rajoy. Es un poquito menor porque la gente emigra y porque hay tan poco trabajo que muchos ni se molestan en buscar y no se dan de alta en los registros públicos de empleo. ¿El dato que hay que mirar? El de personas con trabajo, los cotizantes en la Seguridad Social. Y en 2013, por mucho que presuma Rajoy, se destruyeron 85.041 puestos de trabajo.

Es posible que este año el empleo mejore un poco; hasta las plagas bíblicas fueron sólo siete, como años llevamos de crisis. Pero las perspectivas no son como para brindar: del 26,4% de 2013 vamos a pasar a un 25,7% en 2014 y un 24,6% en 2015, según las previsiones de la UE. Con este pronóstico, Rajoy se presentará a las elecciones con más paro del que se encontró cuando ganó. ¿Cuál es el éxito entonces? ¿Qué tiene que celebrar?
Rajoy: “Los titulares podían ser aparatosos, en algún grado injustos, pero era lo que había”.
Tiene su aquel que un presidente que lee el Marca en un país donde, misteriosamente, han caído los tres directores de los principales diarios de pago en apenas dos meses presuma de lo que mejoran los titulares en los últimos tiempos. Y tanto. Y más que van a mejorar, con la tasa Google o con ese 24% de aumento en el presupuesto para publicidad institucional. Pero ¿es indicador del buen hacer del Gobierno lo guapo que salga el presidente en los titulares de La Razón o el ABC?
Rajoy: “La posibilidad del rescate, el abandono del euro, la desconfianza, son palabras que ya no tiene sentido ni siquiera mencionarlas”.
El rescate no fue una posibilidad hipotética de la que el PP nos libró. España fue rescatada, por mucho que Mariano Rajoy no lo quiera asumir: eso fue lo que pasó con ese “crédito” en “condiciones muy ventajosas” que el Gobierno nos vendió hasta con una campaña de publicidad institucional.
Un titular de 2012, ya que hoy estamos en el día mariano de la revista de prensa: Tú dices tomate, yo digo rescate. “España insiste en que ha aceptado un crédito para recapitalizar sus bancos. Otros, sin embargo, lo llaman como lo ven”, publicó (con razón) la revista estadounidense Time.
Rajoy: “Partíamos de un déficit del sector público del 9% en 2011 y, desde el principio, acometimos un ajuste estructural sin precedentes y sin comparación en las grandes economías avanzadas”.
Rajoy recuerda el déficit de 2011 pero no ha querido hoy dar detalles sobre cómo ha quedado el déficit de 2013, que aún está por publicar. No lo ha hecho porque, a pesar de los recortes, las previsiones del Gobierno han vuelto a fallar y la Unión Europea ha anunciado hoy que España cerró el año con un 7,2% de déficit, en vez del 6,5% que prometió Rajoy.

El porcentaje incluye el coste de ese rescate a la banca que, +Inf.

Esta entrada fue publicada en Inf. general y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s