La Audiencia obliga a readmitir a los despedidos por el ERE de Tragsa

Otro nuevo varapalo para los despidos colectivos en el sector público. A la nulidad del despido colectivo de Canal 9 y la improcedencia del de Telemadrid, se ha sumado la anulación del ERE de Tragsa. La Audiencia Nacional así lo ha fallado por varias causas, entre ellas la falta de criterio a la hora de seleccionar a los 726 afectados por el expedinte.

La sentencia, que todavía puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, no anula el ERE de Tragsatec, la filial de Tragsa, en la que se llevó a cabo un despido colectivo al mismo tiempo que en la matriz que afectó a 610 trabajadores. No obstante, como el texto conocido hoy admite que ambas compañías conforman un grupo laboral de empresas, es muy probable que el expediente de la filial corra la misma suerte que el de la matriz.

En principio, la decisión unánime de la Sala de Lo Social de Audiencia Nacional, que todavía puede ser recurrida ante el Tribunal Supremo, debería tener efectos inmediatos, ya que dicta que los afectados tienen que ser reincorporados. Hasta el momento, Tragsa ha rescindido el contrato de 140 trabajadores, que serían los más directamente afectados por la sentencia.

En septiembre del año pasado las direcciones de Tragsa y Tragsatec comenzaron a tramitar el despido colectivo. Para llevarlo adelante adujeron causas económicas. Se basaban, entre otros motivos, en una caída de ingresos continuada desde 2009, cuando la empresa integrada en la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales facturó 1.190 millones hasta 2012, con 482,7 millones. Esta tendencia se mantenía en 2013, lo que, según los reforma laboral de febrero de 2012, justificaría un despido colectivo, puesto que se encadenan más de tres trimestres consecutivos con caída interanual de ingresos.

Pero el tribunal no anula el despido colectivo por esto. Lo hace por otros por tres motivos. El primero en por no facilitar toda la documentación contable exigida para que los representantes de los trabajadores puedan conocer la situación de la empresa a la hora de negociar. Otro es la “falta de concreción” en las causas invocadas para llevar adelante el despido en la comunicación final a los representantes de los trabajadores.

No obstante, la tercera causa por la que se anula el ERE es la más novedosa: “el carácter genérico e impreciso de los criterios de afectación para la selección de los concretos trabajadores despedidos”.

Font: @el_pais

Esta entrada fue publicada en Inf. general y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s