El 27,3% de la población en España vive en situación de riesgo de pobreza y exclusión social

  • Bajo el titular “En el último año la población en riesgo de pobreza disminuyó al 20,4%, frente al 20,8% del año anterior”, se han presentado los nuevos datos de la Encuesta de Calidad de Vida (ECV) referente a 2013.

 

Según el informe de EAPN (Red Europea de Lucha contra la Pobreza y la Exclusión Social) “Retoque estadístico de los datos de pobreza relativa“, existen dos distorsiones en torno al titular de la ECV. Por un lado el denominado efecto estadístico, es decir, la pobreza se denomina “relativa” porque lo es con respecto al nivel de la renta media por hogar. En España, la renta media por hogar ha sufrido una caída desde 2008, sólo en el último año la reducción ha sido del 3,5%. De este modo, se ha ido modificando el umbral de la pobreza, es decir, cuanto menos ganemos, menor porcentaje de “pobreza relativa” existirá.

La segunda distorsión tiene que ver con el cambio en la metodología de cálculo. Con el objetivo de hacer más precisa la cuantificación de la renta declarada, se compara con los datos de Hacienda y/o Seguridad Social. Esto provoca que los datos no sean comparables ni con los de la propia Encuesta de Calidad de Vida, ni con las del resto de la Unión Europea que no utilizan este criterio. Es decir, existen diferencias entre los datos de la ECV y los datos de Hacienda. Por ejemplo en 2011, según la ECV, la tasa de pobreza declarada era del 27,7%, pero cruzando estos datos con los de Hacienda era de 26,7%. Lo mismo ocurría en 2012, donde la diferencia también era de un punto porcentual.

Los datos que deberían contar

Según el Informe de EAPN, a la hora de realizar estos estudios y estadísticas se deberían tener en cuenta otros dos componentes del indicador de Riesgo de Pobreza y Exclusión Social, (AROPE), que es el utilizado en la Estrategia Europa 2020 para determinar si el número de personas pobres en Europa aumenta o disminuye.

El primero de ellos es la privación material severa, que aumenta de 5,8 a 6,2% entre 2012 y 2013. Datos como por ejemplo que el 16,9% de los hogares manifieste llegar a fin de mes “con mucha dificultad” (un 3,4% más que el año anterior). El otro indicador, que mide la baja intensidad de empleo de los hogares, también resulta negativo, afectando al 16,5% en 2013, con respecto al 14,3% en 2012. Como resultado de estos indicadores, AROPE empeora con respecto al año anterior, pasa de 26,7% en 2011, a 27,2% en 2012 y 27,3% en 2013.

Font:  via @sharethis

Esta entrada fue publicada en Inf. general y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s